hola

Crecimiento de las oficinas compartidas en Bogotá

Crecimiento de las oficinas compartidas en Bogotá

Crecimiento de las oficinas compartidas en Bogotá

Las oficinas compartidas son un fenómeno en Bogotá; pasaron de ser una novedad, a convertirse en tendencia. A partir de la generación de las nuevas tecnologías, la idea se consolidó como un reflejo de total evolución, en la forma de trabajar.

Bogotá cuenta con más de ocho millones de habitantes. Es una ciudad efervescente, que vibra desde las primeras horas de la mañana hasta que se oculta el sol.  En Bogotá se cierran los grandes contratos del país y es el lugar donde se encuban los negocios más originales; por esta razón y por ser la capital del país, Bogotá está adaptándose a las prácticas de los centros económicos de las ciudades más importantes de Latinoamérica.

 

¿De qué se habla cuando se habla de oficinas compartidas?

 

Se habla de un concepto de espacios compartidos donde todo el mundo viene a desarrollar su labor como en cualquier oficina que se pueda alquilar, pero en este caso se encuentra la posibilidad de subirse al tren de los proyectos que se van desarrollando alrededor. Es decir, es un espacio colaborativo.

 

¿Por qué está en crecimiento esta nueva idea de negocio?

 

Las oficinas compartidas en Bogotá Norte están ganando protagonismo, dado el auge del mercado, la proliferación de profesionales independientes, emprendedores y en general, de cualquier persona o equipo que desee sentirse útil y productivo en medio de otras personas que comparten el mismo deseo de progreso y rendimiento.

Las oficinas compartidas están en varias partes de Bogotá, especialmente en el norte: las zonas aledañas a la 93, la 85, El Virrey, El barrio Chicó, entre otros. Siendo estos lugares ideales para los negocios, ya que se encuentran ubicados en una zona prestigiosa de la ciudad, dotada de restaurantes, cafeterías, Centros Comerciales, bancos, casas de cambio, hoteles, etc. En la zona Norte también se tiene acceso a una importante variedad de prestadores de transporte. En pocas palabras, el norte de la ciudad es la conglomeración empresarial y el punto de negocios más prestigioso de la capital.

 

¿Qué beneficios se encuentran en las oficinas compartidas?

 

La oferta funcional es muy diferente a lo que pasa trabajando desde casa o alquilando una oficina propia. En la oficina compartida no solo se comparte el escritorio, la mesa de reuniones, la luz, el espacio y el café, también se comparten las ideas, siendo esto último la piedra angular del éxito de este negocio.

Muchas veces la comodidad de la casa se convierte en un obstáculo para llevar una disciplina y para culminar de manera eficaz las tareas a cargo. Es ideal para las personas que buscan un espacio más profesional donde trabajar y darse a la concentración que exigen los grandes proyectos. Este modelo es beneficioso para los usuarios porque además de tener todas las herramientas necesarias para llevar a cabo la labor, hallan facilidades para imprimir, comprar artículos de papelería, solicitar un servicio de mensajería, y lo más importante, permitir que la creatividad empate con las necesidades y los servicios requeridos por los otros usuarios de las mismas.

Las oficinas compartidas, al contrario de lo que muchos pensarían, no son un espacio para escapar, son un espacio que sirve para encontrarse, sobre todo con las necesidades de la gente, o para encontrar a alguien que preste el servicio que necesitamos para nuestro emprendimiento.  Se encuentra también la posibilidad de conocer más gente que amplié el circulo de contactos. Algunos usuarios están fijos y algunos otros rentan los espacios por menos tiempo, no son miembros mensuales sino personas que necesitan hacer su tesis, preparar una presentación, hacer algún curso, realizar un congreso, tener una entrevista, etc. También quienes prefieren alquilar los espacios entre semana y otros los fines de semana.

 

Te puede interesar: ¡Haz tu mejor elección! Oficinas amobladas, virtuales y compartidas

 

Como última observación, las oficinas compartidas en Bogotá, no solo brindan al usuario la sensación de sentirse en el centro de la acción, más proactivos y dinámicos, sino que esta decisión representa un ahorro en los recursos que estarían destinados al alquiler de una oficina propia, con la ventaja de que en estos espacios tienen todo lo necesario al alcance de las manos y el tiempo está destinado única y exclusivamente a la buena y efectiva realización de las labores programadas.

No Comments

Post A Comment